PSICOLOGÍA y DAÑO CEREBRAL...

25 de marzo de 2010

Alcoholismo y Daño Cerebral: El Síndrome de Korsakoff

"Nuestra vida es tan vana que tan solo es el reflejo de nuestra  memoria" 
Chateaubriand  [Memorias de Ultratumba, 1848]

El abuso continuado de alcohol durante años es fuente de numerosos problemas. Al igual que otras toxicomanías, termina dañando casi todos los aspectos de la vida de una persona, deteriorando gravemente el organismo, la mente y el entorno sociolaboral.

En el año 1887, el neuropsiquiatra ruso Sergey Korsakoff refiere la existencia de un curioso síndrome que afecta a la memoria y dificulta enormemente la posibilidad de adquirir nuevos aprendizajes y evocar ciertos acontecimientos del pasado. Korsakoff relacionará este trastorno con el alcoholismo de carácter crónico.
Actualmente, resulta bien conocido que una adicción alcohólica mantenida durante años, y especialmente cuando se acompaña con desnutrición, termina produciendo en muchos casos un deterioro severo de la memoria.

En el denominado Síndrome de Korsakoff (también conocido como Psicosis de Korsakoff), existe una alteración severa de la memoria, manifestándose principalmente en forma de amnesia anterógrada (dificultad para formar nuevos recuerdos). También pueden aparecer síntomas de amnesia retrógrada que dificultarán el acceso a hechos pasados de la vida del enfermo (memoria autobiográfica).
La mayor parte de los síntomas están relacionados con el déficit de tiamina (o vitamina B1). El alcohol interfiere en la correcta absorción intestinal de esta vitamina, por lo que el alcoholismo es el factor causal (o etiológico) más importante de este síndrome.

Existe una gran variabilidad en la forma de presentarse este síndrome, algunos casos constituyen amnesias puras y de comienzo abrupto, mientras que en otros pacientes la amnesia se acompaña de un deterioro cognitivo severo y global. Algunos autores consideran que los pacientes que desarrollan el síndrome de una forma lenta y prolongada (años) y sufren de una amnesia severa, lo estarían por la neurotoxicidad propia del alcohol en el cerebro.
Hoy se conoce que este síndrome constituye el estadio final o residual de un proceso previo en forma de encefalopatía aguda descrita por Wernicke, por lo que actualmente se habla de forma más global del Síndrome Wernicke-Korsakoff como un continuo, aunque no en todos los casos, por lo que esta denominación es aún objeto de cierta controversia.

Conviene aclarar que este síndrome no sólo se presenta en casos de abuso continuado de alcohol, sino en muchos trastornos y afecciones que disminuyan o dificulten la correcta absorción de tiamina en el organismo, como: 

-La desnutrición
-Vomitos persistentes
-Hemodialisis
-SIDA
-Procesos infecciosos
-Malabsorción intestinal 

Así como también los daños vasculares o tumorales que afecten a las regiones frontal-diencefálicas pueden precipitar síntomas semejantes.


CARACTERÍSTICAS NEUROPSICOLÓGICAS:

El déficit en la memoria de retención es la característica principal de este síndrome, junto a dificultades en la capacidad de concentración.

Estos pacientes pueden proporcionar recuerdos autobiográficos ocurridos muchos años atrás (en su infancia o adolescencia) pero tendrían una seria limitación para evocar sucesos acaecidos recientemente (horas o días antes). La persona afectada tendrá una gran dificultad para aprender o recordar palabras, hechos o caras nuevas.

Las características neuropsicológicas de este síndrome no se hallan circunscritas sólo a un problema de amnesia, existendo también alteraciones en la afectividad (afecto aplanado) y en la capacidad de impulso o motivación para emprender nuevas actividades (apatía, inercia conductual). También muestran poco interés en mantener una conversación, tendiendo incluso al mutismo.
La mayoría de estos pacientes no tienen consciencia de sus déficits (anosognosia) pudiendo llegar a negar o no reconocer sus problemas de memoria.

La tendencia a la confabulación es otra de las características neuropsicológicas del síndrome, con ella parecen compensar sus fallos de memoria con la elaboración de contenidos irreales o fantasiosos y también alterando el orden o contexto temporal de sus recuerdos. En general, esta es una característica que en muchos de los afectados no aparece, respondiendo a las preguntas relativas a su vida pasada con un "no lo recuerdo".


LESIONES CEREBRALES CARACTERÍSTICAS:

El alcoholismo crónico y las amnesias que puede provocar, se atribuyen a lesiones hemorrágicas en el núcleo del tálamo. Así, la amnesia retrógrada supone una desaparición o destrucción real de contenidos mnésicos en el cerebro (y no tanto una dificultad  para acceder a ellos).

El abuso crónico de alcohol puede dañar la región medial diencefálica, siendo la falta de vitamina B1 la causante de las lesiones hemorrágicas en dicha región.

También se han propuesto que las lesiones en los núcleos de Meynert podrían explicar los trastornos de memoria, pues en esta estructura cerebral se encuentran neuronas colinérgicas (o que suministran acetilcolina, un neurotransmisor muy implicado en los procesos de memoria) que nutren a la corteza cerebral e hipocampo.

En los pacientes afectados por este síndrome, también se ha encontrado dilatación ventricular y cisuras interhemisféricas mayores, así como daños en las regiones frontales del cerebro. Todo lo anterior, podría ser producto del déficit continuado de tiamina y la neurotoxicidad del etanol en el encéfalo.

También se ha detectado la existencia de atrofia en los cuerpos mamilares, con pérdida de tejido cerebral en forma bilateral (como señalan las flechas de la siguiente neuroimagen por Resonancia Magnética):   
Este tipo de lesión cerebral suele ser la más frecuente y característica del síndrome de Korsakoff, aunque algunos autores consideran que el único factor común a todos los casos es la lesión bilateral en el tálamo medial.

En resumen y para una mejor síntesis de lo dicho, los diversos autores que han intentado establecer la localización neuropatológica de este síndrome en el cerebro, han destacado daños en el sistema límbico y diencefálico que comprenderían las siguientes estructuras: 
-córtex entorrinal, 
-cuerpos mamilares, 
-hipocampo
-lóbulo frontal 
-tracto mamilo-talámico y núcleo anterior del tálamo. 
Es precisamente el tálamo una región de creciente importancia en la investigación neuropsicológica, pasando de ser considerado una mera estación de relevo de la información a considerársele cada vez más implicado en las funciones cognitivas y de memoria. Existe incluso la denominación de demencia talámica cuando se da un daño bilateral en el tálamo secundario a procesos tumorales, hemorrágicos o de isquemia.

En el siguiente dibujo se pueden observar (sección medial del encéfalo humano) algunas de las estructuras neuroanatómicas citadas:

SÍNDROME de KORSAKOFF y ENVEJECIMIENTO:

Dado que este síndrome tiende a presentarse tras muchos años de consumo abusivo de alcohol, no es infrecuente que esta problemática se manifieste en personas mayores con un largo pasado de alcoholismo.

Conviene mencionar que los profesionales que trabajan de forma directa con población geriátrica (médicos geriatras, psicogerontólogos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, DUE's y AT's) deben conocer y estar atentos a las peculiaridades conductuales y neuropsicológicas que presenta el síndrome de Korsakoff. Estos pacientes geriátricos, que suelen ser hombres en su mayoría, cuando ingresan en una institución o residencia geriátrica lo hacen en un estado grave de deterioro psicofísico.

En el trato cotidiano con este tipo de pacientes habrá de tenerse en cuenta sus problemas para aprender nueva información, aunque esta capacidad no se encuentre del todo deteriorada, pudiendo seguir instrucciones e implicárseles en ciertas tareas que no deberían ser interrumpidas, dados sus problemas en la memoria de trabajo (se olvidarían de qué estaban haciendo y por qué).

También serán personas con poca tendencia a iniciar conversaciones, y de haberlas, podrían estar repletas de reiteraciones y frases repetitivas.

En definitiva, es este un síndrome que no sólo afectará a las capacidades mnésicas del enfermo (con todo lo que esto conlleva) sino que podrán observarse también otros déficits: falta de iniciativa, afecto aplanado, apatía, así como dificultades en las capacidades ejecutivas, todo ello coherente con la existencia de daños de tipo frontal.


[VÍDEOS]

"Los Efectos del Alcohol en el Cerebro"





SEGUIR LEYENDO...

4 de marzo de 2010

"El Síndrome del Cautiverio" o la Desconexión Cuerpo-Cerebro

"Si un hombre trata la vida artísticamente, su cerebro es su corazón" [Oscar Wilde]
 
"No es preciso reflexionar demasiado para saber dónde me encuentro y recordarme que mi vida dio un vuelco el viernes 8 de diciembre del pasado año.
Hasta entonces jamás había oído hablar del tronco cerebral. Aquel día descubría de golpe y porrazo esa pieza maestra de nuestro ordenador de a bordo, cuando un accidente cerebrovascular puso dicho tronco fuera de circulación. Antaño eso se denominaba 'congestión cerebral' y uno se moría con absoluta naturalidad. El progreso de las técnicas de reanimación ha sofisticado el castigo. Sobrevives, pero inmerso en lo que la medicina anglosajona ha bautizado con toda justicia con locked-in syndrom: paralizado de los pies a la cabeza, el paciente permanece encerrado en el interior de sí mismo, con la mente intacta y el parpadeo del ojo izquierdo como único medio de comunicación"
  

Bauby J.D, La Escafandra y la Mariposa; Ed. Plaza y Janés, 1997 [Extracto del Prólogo]
  

Quien así se expresaba era Jean-Dominique Bauby (1952-1997) escritor y periodista francés que fue redactor-jefe de la revista de moda Elle. El 8 de diciembre de 1995, mientras conduce su coche en las afueras de París, sufre un repentino accidente cerebrovascular de tipo masivo, cuando recupera la conciencia (veinte días después) se encuentra totalmente paralizado y sin posibilidad de poder hablar. Sólamente puede hacer un movimiento voluntario: abrir y cerrar el párpado de su ojo izquierdo.

Lo más sorprendente de este dramático caso de daño cerebral, es que Bauby logra redactar un libro que titula La Escafandra y la Mariposa escrito únicamente a través de un código lingüístico basado en el parpadeo de su ojo. El título del libro es una clara alusión al estado en el que se ve sumido tras el accidente cerebral. Se siente como un buzo con su cuerpo atrapado tras la escafandra pero su mente e imaginación pueden volar libremente como una mariposa. En otro fragmento del prólogo se refleja muy bien esta situación:


"(…) En lo que a mí respecta, tuve derecho a veinte días de coma y varias semanas de niebla antes de darme cuenta verdaderamente de la extensión de los daños. No emergí por completo a la superficie hasta finales de enero, en esta habitación, la 119 del hospital Marítimo de Berck, donde en estos momentos se cuelan las primeras luces del alba.
(…) La escafandra se vuelve menos opresiva, y la mente puede vagar como una mariposa. Hay tanto que hacer…Se puede emprender el vuelo por el espacio o el tiempo, partir hacia Tierra del Fuego o la corte del Rey Midas." op. cit.
 
Bauby es atendido por un equipo multidisciplinar especializado en este tipo de daños (neurólogo, neuropsicólogo, foniatra, logopeda, fisioterapeuta, etc.). Cada uno desde su ámbito profesional intentará rehabilitar la funciones perdidas tras el accidente, pero serán la foniatra y la logopeda quienes se encargarán de que Bauby pueda comunicarse con el exterior. Privado del lenguaje oral, logra comunicarse inicialmente a través del parpadeo de su ojo izquierdo (un guiño equivaldra al y dos guiños al no). A través de este rudimentario código se hace evidente que Bauby no ha sufrido daños en sus funciones cerebrales pues parece sentir, pensar e incluso leer con normalidad, algo de lo que queda expresa constancia en otro fragmento de su libro:

"Recibo algunas cartas notables. Las abren, las desdoblan y me las colocan ante los ojos (…) Leo cada carta yo mismo escrupulosamente. Algunas no carecen de gravedad. Me hablan del sentido de la vida, de la supremacía del alma, del misterio de toda existencia, y por un curioso fenómeno de inversión de las apariencias, son aquellos con quienes había establecido las relaciones más triviales los que más abordan estas cuestiones esenciales. Su ligereza enmascaraba un alma profunda. ¿Acaso estaba ciego y sordo, o bien se requiere la luz de una desgracia para que un hombre se revele tal como es? [op. cit. Pág. 85]

Respecto a su memoria, esta tampoco se vió afectada llegando incluso a poder evocar los momentos inmediatamente anteriores al momento de su accidente cerebral:

" (…) Conduzco despacio, y en el haz de los faros apenas reconozco las curvas que sin embargo he cogido miles de veces. El sudor perla mi frente, y cuando nos cruzamos con un coche, lo veo doble. En el primer cruce, me detengo en el arcén. Salgo vacilante (…) apenas me mantengo en pie. Me desplomo en el asiento trasero (…) Me siento muy, muy raro, como si me hubiera tomado una pastilla de LSD (…) ningún sonido sale de mi boca y mi cabeza, ahora incontrolable, se mece de un lado a otro (…) y caigo en coma." [op. cit. Pág.123]


Jean Dominique Bauby, fue víctima del denominado por la neurología Síndrome del Cautiverio (Plum & Posner, 1966). También se le conoce como síndrome de encerramiento o enclaustramiento, pues la persona afectada presenta un cuadro completo de tetraplejia y pérdida de la capacidad de articulación del lenguaje (anartria) pero manteniendo intactos su nivel de conciencia y resto de funciones cerebrales superiores. El síndrome es consecuencia de accidentes cerebrovasculares que dañan el tronco cerebral, dificultando la normal conexión entre el cerebro y el resto del cuerpo.

Este síndrome puede estar originado por causas tanto de tipo vascular como no vascular. Entre las primeras, destaca el producido por un infarto en la base del puente cerebral (trombosis en la arteria basilar) que aparece en 6 de cada 10 casos. Respecto a las causas no vasculares, destacan las producidas por lesiones traumáticas en el tronco cerebral y procesos desmielinizantes (esclerosis múltiple).

Según los estudios epidemiológicos sobre este síndrome, el de tipo vascular suele afectar a personas mayores de 50 años (56 de promedio), mientras que entre en el de causa no vascular la edad promedio es de 40 años. Parece afectar más al sexo masculino (Proporción de 1'5:1) y los factores de riesgo más importantes para padecerlo son la existencia de hipertensión arterial, cardiopatía coronaria y diabetes mellitus.

La gran mayoría de los casos de síndrome del cautiverio son de carácter crónico, irreversible y presentan una alta mortalidad, siendo variadas las causas que pueden provocar el fallecimiento del paciente (neumonía, embolia pulmonar, complicaciones cardiacas, etc.)






En apenas un año y diez meses logró J. D. Bauby finalizar su libro La Escafandra y La Mariposa, una obra literaria única en su género y que constituye todo un ejemplo de superación humana frente a la adversidad. A través de una ayudante de la editorial y miles de códigos de parpadeo (elegía con un "sí-guiño" las letras que componían cada palabra en un panel-abecedario que se le iba deletreando) logró salir de su escafandra, de la prisión de un cuerpo paralizado que encerraba una mente (su mariposa) rebosante de emoción y sentimiento:

"Me ha invadido una oleada de tristeza. Théophile, mi hijo, está ahí sentado tan formalito, con el rostro a cincuenta centímetros del mío, y yo, su padre, no tengo siquiera el derecho de pasar la mano por su espeso cabello, de pellizcarle la nuca cubierta de pelusa, de estrechar su menudo cuerpo liso y tibio hasta sofocarle (…) De pronto me derrumbo, las lágrimas afloran y de mi garganta escapa un ronco espasmo que sobresalta a Théophile. No tengas miedo, chaval, te quiero." [op. cit. Pág. 77]

 

Jean-Dominique Bauby fallece el 9 de marzo del año 1997, tan sólo diez días después de la publicación de su libro y que concluía con estas conmovedoras palabras:

"¿Existen en el cosmos llaves que puedan abrir mi escafandra? ¿Una línea de metro sin final? ¿Una moneda lo bastante fuerte para comprar mi libertad? Hay que buscar en otra parte. Alla voy."

Si eres una persona interesada en leer el relato completo de Bauby, adjunto aquí los datos completos de la obra (edición más reciente):


  
Bauby, J. D. (2007) La Escafandra y la Mariposa. Barcelona: Del Bronce



También existe una versión cinematográfica homónima de esta historia autobiográfica. Estrenada en el año 2007, fue premiada con 2 Globos de Oro (mejor película extranjera y mejor director) y tuvo 4 nominaciones a los Oscar (mejor director, guión adaptado, fotografía y montaje). En el siguiente enlace directo se puede encontrar información más detallada sobre el film:
                             
                                                 Web sobre la Película

Incluyo también aquí algunos FOTOGRAMAS  y VÍDEOS sobre esta historia:

 










SEGUIR LEYENDO...

* ÚLTIMOS COMENTARIOS en el BLOG:

> PARA RECOMENDAR o COMPARTIR...

...PSICOLOGÍA y DAÑO CEREBRAL...

...¡Haz Click Aquí!...

> PARA ENLAZAR este BLOG *

> PARA ENLAZAR este BLOG *
* COPIA este CÓDIGO, si deseas mostrarme en tu WEB / BLOG:

> HAZTE SEGUIDOR de este BLOG AQUÍ...

> SÍGUEME también en FACEBOOK...

> SÍGUEME también en TWITTER... @psicologiavital

* Este Blog está Registrado en...

* QR-Code del Blog:

* QR-Code del Blog:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...