PSICOLOGÍA y DAÑO CEREBRAL...

5 de junio de 2010

La Demencia Vascular (I)

La única cosa que sabemos de la naturaleza humana es que cambia  [Oscar Wilde]
 
CONSIDERACIONES PREVIAS:

Este tipo de
demencia ver explicación previa del concepto aquí resulta ser bastante desconocida para el público en general, a diferencia de lo que ha venido ocurriendo con la demencia tipo Alzheimer. Una posible razón, es que esta última resulta ser la más frecuente de las demencias (aproximadamente el 50% de todos los casos), pero esto no debe restar relevancia a una demencia como la vascular, pues esta se encuentra en segundo lugar tras el Alzheimer en relación a su incidencia o prevalencia (entre un 15% - 30% según los estudios epidemiológicos que se consulten).


La Demencia Vascular es un trastorno neurodegenerativo complejo que se manifiesta en forma de deterioro cognitivo secundario a una patología cerebrovascular subyacente, que puede ser tanto de tipo isquémico, hemorrágico o hipóxico-isquémico (como producto o consecuencia de una parada cardíaca o bien de una grave hipotensión arterial). No constituye una enfermedad o trastorno de carácter unitario sino que más bien engloba a un grupo de síndromes de naturaleza vascular que producen, como efecto común, el deterioro o déficit de múltiples áreas cognitivas.

En general, será la ocurrencia de ataques o Accidentes de tipo Cerebro-Vascular (ACV's) la causa determinante subyacente (o etiológica) en este tipo de demencia. La forma en que se manifiesta este trastorno orgánico cerebral deriva, o es una consecuencia directa, de la muerte neuronal progresiva. Así, cuando el flujo sanguíneo que riega nuestro cerebro resulta bloqueado por un coágulo o un trombo en una arteria, o bien cuando esta se rompe, se produce un colapso en el normal aporte de oxígeno y glucosa que necesitan nuestras neuronas para subsistir y realizar normalmente sus funciones. Para mayor detalle, la causas que precipitan un accidente cerebrovascular pueden ser de tres tipos:



* Trombótico: El flujo sanguíneo de una arteria cerebral es bloqueado por la presencia de un coágulo que se forma dentro de dicha arteria. La ateroesclerosis (o acumulación de depósitos grasos en las paredes de las arterias) provoca el estrechamiento de los vasos sanguíneos y contribuye a la génesis de dichos coágulos.

*
Embólico: El coágulo se origina fuera del cerebro (por ejemplo en el corazón), siendo una porción de este coágulo (émbolo) lo que se desprende y es arrastrado por la corriente sanguínea hasta llegar a una parte del cerebro donde se producirá un bloqueo en el suministro de sangre (embolia).

* Hemorrágico: Está producido por la ruptura repentina de un vaso un vaso sanguíneo en el cerebro (derrame cerebral o apoplejía).

Cerca de 8 de cada 10 casos de todos los ACV's son de naturaleza isquémica (trombótica o embólica), y tan sólo 2 de cada 10 lo son de tipo hemorrágico.

Resulta conveniente aclarar que, aunque puedan aparecer síntomas propios de un deterioro cognitivo como producto del trastorno cerebrovascular subyacente, no siempre se cumplen los criterios diagnósticos para poder hablar de la existencia de una demencia vascular, la cual incluye una amplia gama de combinaciones propias de déficit cognitivos dependientes de la localización estratégica de la lesión en el cerebro. De esta forma, los criterios actuales propuestos para el diagnóstico de la demencia vascular (que se especificarán más adelante) requieren siempre de la existencia de una alteración cognitiva, que debe incluir el deterioro de la memoria dentro del contexto de una enfermedad cerebrovascular subyacente y cuyas consecuencias tienen la intensidad suficiente para interferir en las normales actividades de la vida diaria que venía desempeñando la persona afectada.

Una posible orientación en el proceso diagnóstico de la demencia vascular, es que haya transcurrido poco tiempo entre la ocurrencia del ataque o accidente cerebrovascular y el comienzo de los primeros síntomas de deterioro cognitivo, pudiendo llegar a establecerse que, cuanto menor sea el tiempo transcurrido entre ambos eventos mayor será la probabilidad de que la enfermedad vascular subyacente sea la causante de los primeros síntomas de demencia.


EVOLUCIÓN DEL CONCEPTO:

El concepto de demencia vascular ha venido gestándose y variando a lo largo de varias décadas. Ya en el lejano año de 1894, el neurólogo Otto Binswanger describe un tipo de encefalitis subcortical crónica y progresiva, al observar en un grupo de pacientes la existencia de una atrofia en la sustancia blanca cerebral. Será uno de sus discípulos,el doctor Alois Alzheimer, el que años después (1902) acuñará el aún hoy utilizado término de Enfermedad de Binswanger. 

A principios del siglo XX, la demencia vascular ya se configura como una forma de demencia producida por la progresiva obstrucción y daño en el delicado sistema vascular del cerebro. No obstante, la comunidad científica de la época no le prestará la suficiente atención a esta nueva entidad, hasta que en el año 1974, los investigadores Hachinski, Lassen y Marshall acuñarán un nuevo término: la Demencia Multiinfarto, que se caracterizará por la presencia y acumulación de múltiples infartos cerebrales como causa principal subyacente del deterioro cognitivo, siendo durante varias décadas, sinónimo de la demencia vascular.

En la actualidad, el habitual uso de las modernas técnicas de neuroimagen para el estudio e investigación de las demencias, ha permitido establecer que la demencia vascular resulta ser un síndrome producido por múltiples causas (etipatogenia multifactorial) y una manifestación tardía de variados procesos de alteración cerebrovascular subyacentes.


SUBTIPOS PRINCIPALES:

Antes de abordar los distintos criterios existentes para establecer un diagnóstico de demencia vascular, es conveniente precisar, que la presencia de una enfermedad de tipo cardiovascular no implica que se vaya a padecer, necesariamente, una demencia en el futuro. Debe hablarse entonces de personas que presentan distintos factores de riesgo vascular, con una mayor o menor probabilidad de generar un proceso demencial en el futuro.
 

El propio concepto de demencia vascular tiende a ser cada vez más sustituido por otro el más preciso e inclusivo de deterioro cognitivo de origen vascular, una etiqueta que sin ser una nueva entidad diagnóstica, englobaría las distintas variantes de afectación cognitiva con una etiología subyacente de tipo vascular.
 

En resumen, hoy se considera que bajo el término de demencia vascular se encuentran englobados un conjunto amplio y heterogéneo de entidades clínicas que cursan con deterioro en múltiples áreas cognitivas, resultado de lesiones vasculares cerebrales, por lo que tiende a hablarse de la existencia de distintos subtipos, que aparecen agrupados en el siguiente cuadro-resumen:

Hacer Click en la Imagen para su Ampliación


* La Demencia Multiinfarto:
 

Ligada a enfermedades cerebrovasculares capaces de provocar infartos cerebrales múltiples (corticales y subcorticales) que cursan con deterioro cognitivo. Aunque inicialmente dicho término fue utilizado como sinónimo de demencia vascular, actualmente se considera a los infartos cerebrales múltiples como una de las varias causas que pueden conducir a una demencia de tipo vascular.
La edad y la hipertensión arterial son los dos factores de riesgo más importantes para desarrollar este subtipo de demencia, cuyo hallazgo neuropatológico más importante son la presencia de lesiones en la sustancia blanca cerebral (90-100% de los casos).
 
* Demencia por Infarto Único en Lugar Estratégico:

Se define por la existencia de cuadros clínicos característicos, secundarios a lesiones isquémicas cerebrales producidas en zonas circunscritas. Estos infartos se localizan tanto a nivel cortical como subcortical. Aparece tras la ocurrencia de unos pocos infartos restringidos a regiones cerebrales funcionalmente críticas (circunvolución angular, tálamo, núcleos basales, entre otras).

* Demencia Isquémico-Hipóxica [o por Hipoperfusión Cerebral]

Una disminución persistente del aporte de oxígeno al cerebro provoca alteraciones en sus normales funciones metabólicas y muerte neuronal. La hipoxia, o la falta de oxígeno en el cerebro, puede producir infartos isquémicos en los territorios de las grandes arterias y/o en los territorios vasculares de zonas fronterizas, pudiendo también aparecer lesiones isquémicas en los ganglios basales e hipocampo.
Una disminución mantenida de la tensión arterial (o hipotensión) puede ser la causa de un déficit de perfusión sanguínea cerebral (o hipoperfusión) que desemboque en un infarto cerebral, siendo las zonas más vulnerables las parieto-occipitales y las zonas limítrofes de la arteria cerebral media con la posterior, y de la anterior con la arteria cerebral media.

* Demencia Hemorrágica (o secundaria a una hemorragia cerebral):

Las hemorragias intracraneales son causa de demencias como consecuencia de las lesiones residuales que producen, estando los síndromes clínicos en función de la zona cerebral afectada. 

Las causas más frecuentes de hemorragia cerebral son: la hipertensión arterial, los aneurismas (congénitos) y las malformaciones arterio-venosas.

* Demencia por Enfermedad de Pequeño Vaso:

Constituye una de las causas más frecuentes de las demencia vascular, afectando fundamentalmente a las denominadas ramas perforantes de las arterias cerebrales. Este subtipo, engloba a su vez otras variantes o enfermedades concretas:
                                       
                              - Enfermedad de Binswanger
                              - Infartos Lacunares y Estado Lacunar
                              - Angiopatía Amiloidea
                              - Demencia Subcortical Senil
                              - Infartos Múltiples en los Ganglios Basales
                              -CADASIL
 

Cada una de estas entidades tiene sus características concretas, pero nos detendremos en las dos primeras, por su especial interés:


 
ENFERMEDAD de BINSWANGER:  

Fue descrita por primera vez por Otto Binswanger (1894), quien la define como una entidad clínico-patológica caracterizada por un deterioro mental lentamente progresivo. Aparece entre los 50 y los 65 años, manifestándose en forma de ataques de apoplejía y crisis epilépticas asociadas a síntomas afásicos, de hemianopsia (pérdida de la mitad del campo visual), hemiparesia (parálisis parcial de un lado del cuerpo) y hemihipoestesia (pérdida de sensibilidad en un lado del cuerpo). El carácter de la persona suele sufrir cambios, apareciendo un enlentecimiento del pensamiento (bradipsíquia) y una pérdida de iniciativa acompañada de apatía, abulia y pérdida de memoria.

Es por tanto una forma de demencia subcortical cuyos antecedentes son la hipertensión arterial y la existencia de accidentes cerebrovasculares repetidos de carácter leve. La duración media de esta enfermedad es de cinco años que concluye con la muerte del paciente debida a enfermedades concomitantes o intercurrentes (neumonía, infarto de miocardio o nuevos ictus). En la autopsia cerebral de estos pacientes aparece una marcada atrofia de la sustancia blanca, junto a dilatación de los ventrículos cerebrales. La corteza cerebral resulta poco afectada.

 
INFARTOS LACUNARES y ESTADO LACUNAR:

Los
Infartos Lacunares son pequeños infartos producidos por isquemia (o falta de oxígeno por déficit en el riego sanguíneo) con posterior necrosis (muerte de los tejidos) en la zona afectada.

La hipertensión arterial es el principal factor etiológico, unido a la presencia de aterosclerosis. Es más frecuente en hombres y existe un mayor riesgo a mayor edad, pues su incidencia aumenta en pacientes de mayor edad. Aproximadamente entre el 80 y el 90% de los infartos lacunares son consecuencia de procesos de hipertensión, unidos a otros factores de riesgo como la diabetes y la cardiopatía isquémica. 

En la siguiente imagen, se puede apreciar un infarto lacunar en la sustancia blanca (formada por axones neuronales que le dan tal coloración)



Los principales síntomas son la presencia de un déficit neurológico (mayor de 24 horas) en forma de hemiparesia motora-atáxica y la denominada disartria-mano torpe. Pero la existencia repetida de infartos lacunares puede derivar en otros síntomas de carácter más cognitivo y comportamental, según sea la localización neuroanatómica de los infartos:
 
*Núcleo Caudado: Aparecen un conjunto diferencial de síntomas según la zona afectada en esta estructura, entre otros: 
     - Apatía (con disminución de la movilidad y del habla espontáneas).
     - Comportamiento impulsivo, agitación y desinhibición conductual.
     - Síntomas afectivos (depresivos)

     - Síntomas de ansiedad (pánico, insomnio) 
     - Síntomas psicóticos (alucinaciones)

Pero la manifestación neuropsicológica más frecuentes en este tipo de infarto se caracteriza por presentarse una dificultad en la resolución de problemas, trastornos de tipo atencional y déficits mnésicos (memoria inmediata y capacidad de rememoración disminuidas).

*Núcleo Lenticular (Putamen y Globus Palido): Aparecen síntomas afásicos, apráxicos, negligencia y síndromes de tipo frontal (más ocasionalmente).

*Cápsula Interna: Aparición del síndrome de hemiparesia-atáxia y disartria-mano torpe. Si el infarto ocurre en el hemisferio izquierdo puede aparecer afasia (con capacidad de repetición conservada), parafasias, disartria y trastornos en la comprensión. Mientras que en las lesiones localizadas en el hemisferio derecho desembocan en síntomas como la anosognosia, la heminegligencia y la apraxia constructiva.

*Tálamo: Los síntomas variaran según la distinta zona afectada, apareciendo (entre otros):
 

      - Apatía, desorientación, cambios de personalidad, euforia (zona anterior)
      - Agitación y agresividad con apatía e inmovilidad. (zona paramediana).
      - Pérdida de memoria, discalculia y síntomas afásicos (zona izquierda).
      - Alteraciones viso-espaciales y déficits mnésicos (zona derecha)

*Tronco del Encéfalo: En este caso no suelen darse síntomas de tipo cognitivo.
 


Respecto al Estado Lacunar, este se define por la presencia de múltiples infartos cerebrales de pequeño tamaño (localizados a nivel subcortical) y que generalmente han sido causados por oclusión arterioesclerótica, pudiendo afectar a la cápsula interna, ganglios basales, tálamo y protuberancia. Entre un 10 y un 15% de estos infartos debutan aisladamente y de modo asintomático.

Este síndrome se caracteriza por una marcha de "pequeños pasos", una forma de caminar con pasos lentos y cortos (no más de 15 cm), con rodillas y tronco flexionados. También suele aparecer disartria (sin afasia), incontinencia y finalmente síntomas propios de una demencia producto de la acumulación de múltiples infartos lacunares dispersos.
 
En el escáner cerebral se puede observar la presencia de infartos lacunares en la sustancia blanca y en los ganglios basales, con presencia de la denominada leucoaraiosis (o lesiones hipodensas, difusas, mal delimitadas, situadas en la sustancia blanca y región periventricular, y secundarias a procesos de desmielinización) junto a una dilatación ventricular (moderada) y atrofia de la corteza cerebral (o cortical).

En general, en este tipo de casos el deterioro cognitivo es progresivo, aumentando proporcionalmente al número de infartos lacunares padecidos. Hoy en día, el estado lacunar se presenta de forma excepcional en la practica clínica, pues el adecuado abordaje y tratamiento de la hipertensión arterial ha disminuido la ocurrencia de este tipo de infartos.

En todo su amplio espectro, las distintas tipologías que pueden darse en el deterioro cognitivo de tipo vascular, podrían ser analizadas teniendo cuenta la  localización de las lesiones según estas afecten a a la zona cortical o subcortical del cerebro. Así, la demencia vascular cortical está relacionada con la ocurrencia de ictus (trombóticos y embólicos) e infartos en zonas frontera. Mientras que la demencia vascular subcortical está asociada a los infartos lacunares y alteraciones de la sustancia blanca profunda (Enfermedad de Binswanger y Estado Lacunar).

También se pueden diferenciar las variantes de demencia vascular, según las distintas áreas cognitivas que resulten afectadas. Así, se puede diferenciar entre las personas que presentan un síndrome neuropsicológico de tipo focal (o que afecta sólo a un área cognitiva concreta), y los pacientes en los que están afectadas dos o más esferas cognitivas funcionales. Entre los síndromes cognitivos de carácter focal, se pueden diferenciar aquellos que afectan a funciones cognitivas localizadas (zonas corticales concretas) en un hemisferio u otro (por ejmplo: el cálculo, el lenguaje, las praxis y las funciones visoespaciales, entre otras). 

Por otro lado, estarían aquellos otros síndromes que afectan a funciones cognitivas no focales donde no se ha podido establecer un correlato anatómico o topográfico concreto (véase: funciones mnésicas, ejecutivas, o de orientación espacio-temporal). Entre estos últimos, se encuentran los producidos por una serie o múltiples lesiones de tipo vascular y que resulta ser una de las formas más frecuentes de presentación del deterioro cognitivo de origen vascular.

[VÍDEO]


    "Hija de un Paciente con Demencia Vascular"

19 comentarios :

Anónimo dijo...

Realmente interesante toda la informacion aqui presentada.
soy estudiante de pedagogia y puedo decir que aun asi capto mi interes los datos aqui presentado.
Felicidades al autor!!

D.V.

Anónimo dijo...

ME ENCANTO!!! lei mucho para comprender este tema y en esste escrito esta muy bien resumido y acomodado, me fue mucho mas facil entenderlo y diagnosticar el tipo de DV que mi se presentaba en el caso clinico de mi tarea.

Anónimo dijo...

el medico de mi madre le diagnostico demencia vascular pero estaba viendo los simtomas y ella se desembulve muy bien con sus quehaseres domesticos se le olvidan muchas cosas y muchas repite la misma conversacion tiene 77 años y no se si sera eso, le mandaron un medicamento q se llama rivastigmina pero cada ves q se lo doy se pone mal le da como calor y se pone rojita y se le quita el apetito, yo queria saber si hay otro medic amento para esto, le estoy muy agradecida por la informacion aqui escrita me sirvio de mucha ayuda que Dios bendiga su trabajo y q adonde vaya lleve sanidad.

Víctor M. García González dijo...

El medicamento que le han recetado a su madre (Rivastigmina) suele utilizarse para la demencia tipo Alzheimer ya que enlentece el ritmo de deterioro en esta enfermedad, especialmente, en cuanto a los crecientes problemas de memoria que cursan con el Alzheimer.
Por lo que me cuenta, su madre parece que también está sufriendo un deterioro progresivo en su memoria, quizás una de las razones que haya motivado que su médico le haya prescrito la Rivastigmina.

Respecto a los efectos secundarios que me comenta, le recomiendo expresamente se lo comuniqué cuanto antes al médico que está llevando su caso, además él es la persona indicada para cambiarle la medicación llegado el caso.

Por último, me alegra saber que la información que le aportó este blog le haya sido útil o le haya aclarado algunas dudas.

Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Dr. muchas gracias por dar un resumen tan claro de esta enfermedad hasta hoy desconocida por nosotros. Mi suegro empezo con episodios de demencia desde hace 2 meses y ha entrado y salido de la clinica varias veces y no le diganostican nada concreto hasta hoy que nos dijeron Demencia Vascular y parece concordar con los sintomas que ha tenido. Los medicos sugieren hacer un cateterismo para corregir la enfermedad coronaria que el tiene. Mi pregunta es, si le logran dar con la enfermedad coronaria que tiene y operarlo, seria posible que estos episodios no vuelvan o una vez que aparecen estas demencias son progresivas?
Le agrdezco su informacion.

Víctor M. García González dijo...

En primer lugar debo aclararle que no soy médico o doctor en medicina, sino un psicólogo especializado en neuropsicología (un área de conocimiento que estudia las relaciones entre el daño o la lesión cerebral y las funciones psicológicas).

Tras la pertinente aclaración, me alegra saber que el artículo le haya servido para comprender algo más sobre la demencia vascular, a fin de cuentas, esta es la principal y más importante intención que me llevó a redactarlo.

Respecto a su pregunta, comentarle que las demencias de tipo vascular son producto de complicaciones varias en el riego sanguíneo que nutre el cerebro. Su suegro parece estar afectado por problemas de tipo cardíaco, existiendo la posibilidad de que sea esta una de las causas que están propiciando los síntomas propios de la demencia vascular. Sin entrar en más detalles (que sólo le podrán ser convenientemente aclarados por el equipo médico que está llevando el caso), si puedo aventurarle que las demencias vasculares son potencialmente tratables en lo que respecta al control de los factores de riesgo vascular que puedan estar implicados, algo siempre conveniente y necesario en estos casos, pero que no suponen una garantía de que los síntomas propios de la demencia puedan revertir o desaparecer aunque sí podrían mejorar, o al menos, no seguir agravándose.

Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

TENGO QUE HACER UN TRABAJO DE PSICOLOGIA,EL TEMA ES LA PSICOLOGIA EN EL ALZHEIMER Y SU FAMILIA.QUIERE QUE CONTEMOS COMO REACIONA EL PACIENTE CUANDO SE LE COMUNICA QUE TIENE ALZHEIMER Y COMO REACIONA LA FAMILIA.ME GUSTARIA QUE ME LO EXPLICARA.GRACIAS

Víctor M. García González dijo...

Como estudiante que pareces ser, te invito y animo a investigar personalmente sobre un tema del que podrás encontrar alguna referencia (indirecta) en un artículo publicado en este blog y cuyo título es: "La Demencia y su Repercusión Psicológica en la Figura del Cuidador" dentro de la etiqueta denominada ¿SABÍAS QUE...?

Este podría ser un posible comienzo, que junto con la búsqueda de otras fuentes de información, te podrán llevar a establecer tus propias explicaciones o conclusiones sobre una temática ciertamente relevante.

Anónimo dijo...

BUENAS TARDES, TODA SU INFORMACION PUBLICADA ES MUY UTIL PARA MI YA QUE MI PAPA PASA POR ESTA MISMA SITUACION TIENE LESION EN EL TALAMO DEL LADO IZQUIERDO Y Y LESIONES VASCULARES.. YA NO SABE NUESTROS NOMBRES Y HABLA DE COSAS DE SU PASADO, EN OCASIONES RECUERDA ALGUNAS QUE CORTO PLAZO, AUN BROMEA, CANTA PERO NO SABE NUESTROS NOMBRES NI EL DE MAMÁ,, A VECES NO SE QUIERE TOMAR EL MEDICAMENTO Y SE NOS COMPLICA CONVENCERLO DE QUE DEBE HACERLO. Y ES CUANDO NOS IMPACIENTAMOS UN POCO CON EL,, DESDE LUEGO NO DESEAMOS GRITARLE O REGAÑARLO Y EL MEDICO NOS DICE QUE TENEMOS LA OPCION DE INTERNARLO PARA QUE LO CUIDEN Y ESTE SEGURO POR LAS NOCHES.. MI PREGUNTA ES.. USTED QUE ME RECOMIENDA?

Víctor M. García González dijo...

Recuerdo a los lectores, que el autor de este blog no se pronunciará sobre casos clínicos de carácter personal, aunque sí sobre situaciones que puedan dar lugar a comentarios de carácter general.
Respecto al mensaje anterior (de anónimo), comentar que este tipo de casos siempre exigirán de la familia un especial tacto y paciencia. También resultará crucial que se sigan las pautas de medicación indicadas.
En cuanto a la necesidad de "internar" a la persona afectada siempre es una opción que la familia deberá sopesar teniendo en cuenta su situación particular, aunque en casos de agravamiento de los síntomas y grandes dificultades para su cuidado podrá resultar aconsejable.

Anónimo dijo...

muchas gracias por la información, es bueno poder leer los escritos de un colega , la neuropsicologia no es mi campo, sin embargo tengo un familiar diagnosticado con DV y necesitaba saber mas. otra vez gracias.

Víctor M. García González dijo...

Me alegra saber que la información suministrada resulte de utilidad. Este blog ha nacido, principalmente, con esta intención divulgativa.

Anónimo dijo...

Estimado
Mi Padre, sufrió un Infarto Lacunar con deterioro cognitivo moderado, funcionalmente es independiente en actividades básicas de la vida diaria, dependiente en las transferencias y desplazamiento urbano y ahora ya no controla esfinter. Sus recuerdos están intactos su memoria actual es la que no retiene nada.
Existe en la siguiente dirección tratamientos para estos accidentes, y me gustaría saber si tienes conocimiento de ellos y si no serán mentiras que en la desesperación que tenemos por mejora a nuestros seres queridos, gastemos dinero innecesariamente. he investigado y no he encontrado respuestas http://tratamientoalzheimer.com/

atte,
Jesús Castro

Víctor M. García González dijo...

Saludos Jesús,

Tu padre padece un tipo de deterioro cognitivo asociado a problemas cerebrales de tipo vascular. En este caso, resultará muy conveniente controlar los factores de riesgo que puedan agravar su sintomatología, algo que ya estará controlado por el equipo de neurología que esté llevando su caso.

La dirección que adjuntas hace referencia a tratamientos relacionados con la demencia Alzheimer, que no parece ser el caso de tu padre. Aún así, como norma general, recomendaría a los familiares de las personas afectadas por algún tipo de trastorno neurodegenerativo que confíen en los tratamientos pautados desde la medicina oficial, ya que, hoy por hoy no existe cura alguna o reversión posible de los síntomas en la mayoría de las demencias.

Atentamente.

Anónimo dijo...

Estimado. Gracias por el artículo. Mi madre tiene demencia vascular diagnosticada hace mas de un año por tomografía. Empezó con pérdida de memoria de corto plazo y desorientacion. Va a neurólogo y psiquiatra. Realmente la medicación parece no ser relevante porque va en deterioro . Lo peor es la consciencia de su enfermedad que le provoca episodios de mucha angustia y desesperación por ver que pierde la razón y se da cuenta. No reconoce su casa y todas las noches se quiere ir creando situaciones complicadas para su cuidadora y sus hijos. Es un trance doloroso y coincido en que hay que vivir el día a día...Adriana

Anónimo dijo...

Muchas gracias por toda la información sobre la demencia vascular.
Quería preguntar sí la demencia vascular en un diabético y en hemodialisis tiene mayor incidencia; es el caso de mi suegro y el deterioro es rapidísimo.

Víctor M. García González dijo...

Según algunos estudios, una persona diabética y de edad avanzada presentan un mayor riesgo de padecer demencia, especialmente la vascular. Este riesgo es más alto cuando la diabetes se presenta junto con hipertensión y cardiopatía.

Anónimo dijo...

Hola! yo tengo la desagradable experiencia de tener a mi madre con demencia vascular en el lóbulo temporal derecho; es sumamente doloroso verla mal, y cada día de mi vida lo que pienso y busco es darle la mayor calidad de vida al igual que busco noticias sobre Solución a esta enfermedad. En China y otras partes del mundo se está estudiando la posibilidad de cura para enfermedades Cognitivas etc... con el transplante de células madre. ¿Sabes algo al respecto de esta solución que se está estudiando?

Víctor M. García González dijo...

Respecto al comentario sobre la demencia vascular y su posible curación a través del trasplante de células madre, por el momento parece aún una posibilidad todavía muy lejana.
Te recomendaría confiar en el equipo médico que esté tratando a tu madre, y en el control de los factores que puedan favorecer una mejora en los síntomas. Las demencias de tipo vascular no siempre implican un deterioro cognitivo crónico e irreversible, resultando muy importante el control de los factores de riesgo.

Publicar un comentario en la entrada

Si deseas realizar algún tipo de comentario sobre el artículo que acabas de leer, puedes expresar aquí tu opinión, impresión o sugerencia.

(*) NOTA: Las consultas sobre "Casos Clínicos" de carácter personal, ya no serán publicadas o comentadas en esta sección.

* ÚLTIMOS COMENTARIOS en el BLOG:

> PARA RECOMENDAR o COMPARTIR...

...PSICOLOGÍA y DAÑO CEREBRAL...

...¡Haz Click Aquí!...

> PARA ENLAZAR este BLOG *

> PARA ENLAZAR este BLOG *
* COPIA este CÓDIGO, si deseas mostrarme en tu WEB / BLOG:

> HAZTE SEGUIDOR de este BLOG AQUÍ...

> SÍGUEME también en FACEBOOK...

> SÍGUEME también en TWITTER...

* Este Blog está Registrado en:

* QR-Code del Blog:

* QR-Code del Blog:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...